El Pequeño no tan Pequeño de McLaren

0
1104

McLaren 540C, el más pequeño de la gama Sport Series, y por pequeño solo hablamos de las prestaciones del motor, ya que comparte dimensiones y el motor V8 3.8 L biturbo con sus hermanos 570S y 570GT. La diferencia radica solo en la potencia entregada, así como un kit aerodinámico específico con leves diferencias.

Presentado en el 2015 y comercializado en el 2016, es el modelo actual más accesible de la familia McLaren, cuenta con 540HP (533 bhp) y 540Nm de torque que junto con los cambios SSG de 7 velocidades forman un conjunto bastante aceptable para un vehículo de esta gama. Con una aceleración de 0-100kph de 3.5s y una velocidad tope de 320kph, está a la par de su competencia principal que se compone de un trío de conocidos alemanes como el Porsche 911 Turbo, Audi R8 V10 y Mercedes AMG GT-S.

Un as bajo la manga del 540C contra sus competidores es un monocasco de fibra de carbono, como ya es costumbre en McLaren, con un peso en vacío de 1311 kg lo cual lo hace más ligero que sus competidores, al igual que paneles de aluminio para la carrocería.

El 540C apunta a ser un vehículo más utilizable de manera diario, por tanto, la denominación de “C” de “Club”. Esta filosofía se materializa con un sistema de suspensión de doble triángulo, así como un sistema de amortiguadores adaptativos, rines de aleación de 19” adelante y 20” atrás con neumáticos Pirelli P Zero de fábrica.

Al interior encontramos una oferta muy completa, cuenta con tapicería de cuero en asientos, puertas y tablero, climatizador bi-zona, pantalla táctil IRIS de 7” con navegación satelital, bluetooth, controles de voz, radio satelital DAB o Sirius, y la opción de un sistema de sonido Bowers & Wilkins.

En resumen, es un excelente auto para quienes buscan un auto deportivo para uso diario, una respuesta a los trofeos de cochera y una joya a quienes tienen gustan del manejo y tienen un mayor presupuesto. Quizá el único punto negativo que se le podría atribuir es el precio en comparación a su competencia, aunque bien podría opinarse que esa es la distinción de un verdadero automóvil de conductor.

Fotografía y Redacción: Urías Daniel Suárez